APRENDIENDO EN LA RED

MADURESCENTE EN EBULLICIÓN:
De "inmigrante" a "residente" digital







sábado, 5 de octubre de 2013

La nueva Andragogía: El aprendizaje de los "golden workers".

O de los prejuicios sobre el aprendizaje en los seniors




¡Qué intensa ha sido en experiencias la semana! Cada día ante un grupo nuevo, renuevo constantemente mi curiosidad sobre cómo aprendemos y qué nos empuja a hacerlo.

Es siempre emocionante observar cómo se acercan los adultos a conceptos, técnicas y herramientas que conocen mal o desconocen completamente. La rapidez con la que incorporan una nueva habilidad depende casi siempre del recelo, del temor con el que abordan el aprendizaje.

Y es divertido comprobar cómo esconden esa ignorancia, ese temor a lo que desconocen bajo la capa del rechazo: "No lo necesito para nada", "no puedo perder el tiempo en estas tonterías", "esto me ha pillado demasiado mayor"..., son frases habituales antes de lanzarse a la aventura de adquirir una nueva habilidad.

Pero esta semana, y creo que cada vez es más frecuente, he visto como se venían abajo todos los tópicos sobre la inteligencia cristalizada y la pérdida de adaptabilidad que afirman los estudios sobre aprendizaje adulto.

Reviso las características del aprendizaje adulto que enumeró Knowles, comenzando por la necesidad que los adultos tienen de conocer la razón del aprendizaje, no aprenden porque sí. Tiene que existir un motivo, una justificación que les empuje a realizar el esfuerzo. En la era del aprendizaje permanente, debemos mantener esa curiosidad infantil por todo lo que nos rodea si queremos permanecer activos y empleables, así que seguimos aprendiendo "porque sí".

Decía Knowles que los adultos aprovechan su experiencia para ayudar al aprendizaje. En muchas ocasiones nos será necesario desaprender, ignorar lo que sabemos porque el paradigma es nuevo y nada tiene que ver con planteamientos del pasado.

Sí que suscribo totalmente lo que afirmaba el creador del concepto "andragogía" en que en su proceso de aprendizaje, el adulto debe ser responsable de sus decisiones en materia de educación, el adulto aprende cuando él lo decide, no cuando lo deciden sus jefes, debe participar en la planificación y la evaluación de su instrucción, y por eso se hace imprescindible rehacer, de la mano de los participantes, el programa de cada acción formativa que se les plantee, de forma que sean ellos quien remodelen los contenidos a abordar.

Otra de las afirmaciones de Knowles se refiere a la relación entre la predisposición al aprendizaje de los adultos y la asunción de nuevos roles sociales, se supone que aprendemos para progresar. A eso tenemos que añadirle ahora que aprendemos para permanecer, cambia el entorno, cambia el objeto de trabajo..., aprendemos para seguir en nuestro puesto..., también esto es nuevo.

Y siguiendo con los presupuestos del maestro de la andragogía, cuando un adulto incorpora un nuevo conocimiento quiere aplicar de inmediato lo aprendido en la resolución de un problema, lo quiere poner en práctica inmediatamente para comprobar su utilidad.

En las sesiones de esta semana, y como dice Ramsey Musallam en el vídeo que veréis a continuación, las preguntas de los asistentes a cualquiera de las sesiones en las que he participado, han sido la semilla de su aprendizaje real y mi único objetivo ha sido despertar esa curiosidad con la que nos acercábamos a un nuevo aprendizaje cuando éramos niños.