martes, 25 de noviembre de 2014

Con Canas: Talento madurescente en ebullición

gusano con experiencia
Una mariposa no es más que un gusano con experiencia


Reflexiones en una febril y griposa tarde de otoño.

En el invierno demográfico que estamos inaugurando vaticina horribles augurios para un futuro próximo en el que seremos más los mayores de 50 que los menores de 18. Tal vez no sea tan mala noticia, y la segunda edad de las máquinas, la de la robotización, la smart-city, la impresión 3D y el (Quantified Self) YO cuantificado, requiera de personas que vayan más allá de las máquinas sofisticadas, gracias a su mayor experiencia en la vivencia del cambio constante y la adaptación permanente a un entorno líquido.

Eso sí, no todos estamos llamados a ser los futuros madurescentes, agentes de cambio, que convivan con naturalidad con una sociedad tecnificada hasta el extremo. Hay que volver a transformarse como ya lo hicimos en nuestra adolescencia. Hay que volver a ser rebelde, cuestionar el "status quo" y partir de nuevo en busca de la independencia y la libertad personal.

Hay que arrancarse la vieja envoltura y renacer, desaprender un montón de viejos hábitos y antiguas certezas, para lanzarse sin paracaídas a un mundo que requiere que por fin despleguemos nuestro potencial innovador.

Cambiar la piel que dejamos quemar en aburridos años de monótono trabajo por cuenta ajena. Empecemos a movernos, leer, crear lazos, tejer redes, atrapar ideas liebre, dibujar mapas, aprender, aprender, aprender..., para no quedarnos donde estamos, porque "el agua estancada no mueve molino".

Si tenemos que ser los nuevos "jóvenes", entremos sin miedo en la crisis madurescente que nos haga decir: ¡Quiero más! Emoción, Amor, Conocimiento, Experiencias... VIDA.

    
Foto: Patricio Corvalan

lunes, 17 de noviembre de 2014